Anillo de compromiso: sí y no

Lo que sí me gusta:

1. Los anillos de segunda mano estilo victoriano o art déco. Son mucho más bonitos que los modernos y tienen su propia historia:

Anillo de Selling Antiques

2. La sencillez:

Imagen

Anillo de Hattons Antique Jewellery

3. El color. Puede tener una esmeralda, un zafiro, un rubí o cualquier otra piedra, pero el hecho que tenga color le da un toque mágico, y más si está rodeado por pequeños diamantes dispuestos en forma de flor:

Imagen

Anillo de Hattons Antiques Jewellery

hattons2

Anillo de Hattons Antiques

hattons

Anillo de Hattons Antiques

4. Los anillos con tríos de piedras. Al fin y al cabo, el tres es el número del equilibrio:

hattns3

Anillo de Hattons Antique

5. Me encantan los ojos de perdiz. Ese es su nombre y son este tipo de anillos:

ojo de perdiz

Anillo de Brumat

6. Los anillos con formas geométricas diferentes:

anillo

7. El precio. Para comprar un anillo bonito, no hace falta hipotecarse de por vida (casi todos los de las imágenes rondan entre las 395 libras y las 900).

Lo que NO me gusta…

1. Los anillos que no se pueden mirar porque te ciegan como el sol en pleno agosto… Hasta la fotografía echa para atrás:

anillo

2. No me gustan los anillos cuyo aro es doble. Un anillo elegante suele ser fino y de una sola pieza:

anillo doble

3. Las perlas. Esto, como todo, es cuestión de gustos. No es que las odie y, por supuesto, hay excepciones. El problema es que en literatura una perla simboliza una lágrima o un diente, y no creo que sean las joyas más adecuadas para una novia:

Un cinturón para mi vestido

Mi celestina favorita, es decir, aquella que me presentó a mi chico, ha repetido incansablemente desde que la conozco que adora los cinturones con pedrería o bordados en vestidos de novia. Yo nunca les había prestado mucha atención hasta que ella lo comentó por primera vez cuando empezamos juntas a ver vestidos y observar bodas detenidamente, ya que durante algunos años fue mi compañera de piso. ¡Cómo echo de menos aquellas revisiones a los álbumes de bodas que veíamos en Facebook!

Pues bien, manchega de ojos como los que quiero para mis hijos, he encontrado lo que buscas y no lo tienes lejos. Más exactamente en la calle Ayala, en Madrid. Los hace Carmen María Mayz, que aprendió de una de las oficialas del taller de Balenciaga y tiene ya más de 20 años de experiencia. Son ideales y, además, los puedes encontrar en tonos plateados y dorados. Auténticas obras de arte…

Carmen María Mayz

Carmen María Mayz 2

Carmen María Mayz 3

Carmen María Mayz 4

Carmen María Mayz 5

Carmen María Mayz 6

Carmen María Mayz 7

Carmen María Mayz 8

Carmen María Mayz 9

Viajar a través del tiempo entre coronas

Últimamente he visto a muchas novias con coronas o tiaras a media frente elaboradas con piedras, cristales y broches preciosos antiguos. En este sentido, Suma Cruz realiza un trabajo manual excepcional, fabricando cada corona de manera única y artesanal.

Suma Cruz (3)

La originalidad de sus coronas y tocados reside en la inspiración de los tocados vintage de principios de siglo XX. De hecho, anoche viendo un capítulo de Boardwalk Empire -serie basada en los años 20- no pude evitar acordarme de ellas al ver a Miss Schroeder-Thompson así vestida:

Miss Schroeder

(Para las interesadas, el capítulo 1 de la tercera temporada de la serie no tiene desperdicio… las coronas de todas las invitadas son impresionantes).

Sin embargo, hay otro tipo de tocados-diademas más clásicos aún que me recuerdan a mi bisabuela y que me traen de cabeza. Son los tocados formados por pequeñas semillas blancas como los que se ven en estas fotografías antiguas:

vintage

vintage (2)

Suma Cruz elabora este tipo de coronas añadiendo florecillas y pétalos dorados, una combinación otoñal perfecta:

Suma Cruz

Suma Cruz (2)

Otra marca especializada en tocados de semillas es Le Touquet. También los hacen a media frente o sobre la cabeza. En especial me encanta este modelo Astrid que, como indican en su propia página de Facebook, está formado por 500 brotes pintados a mano y combinados con pequeñas florecitas modeladas una a una:

le touquet

Aquí tenéis otro modelo de Le Touquet mucho más sencillo que el anterior pero igual de bonito:

le touquet (2)

Por último, no podía dejar de comentar la corona de novia elaborada por SitaB para una amiga muy especial. Al igual que las anteriores, es una corona de semillas de inspiración vintage. Sin embargo, lo que me encanta de esta corona es su originalidad, no solo por su forma, sino también por su composición. Elaborada de semillas y cristales Swarovski transparentes y de colores, posee un adorno central exquisito, una pieza de plata antigua que la creadora obtuvo en una subasta de joyería:

sitaB (2)

El resultado es impactante. Podéis averiguarlo todo sobre su creación en este post y ver el resultado final sobre la novia en este otro. Preciosas, ¿verdad?

sitaB

El romanticismo de Sally Lacock

Me he enamorado de la última colección de vestidos de novia de Sally Lacock. No sé si son las caídas de los vestidos, las transparencias, los encajes y bordados o sencillamente el fabuloso photoshoot de Sarah Gawler, pero merece la pena echarles un vistazo. El estudio de Lacock se encuentra en alguna parte del área de Dalston, al noreste de Londres, pero puedes encontrar toda su fabulosa colección en su página web. Las flores son de Pollen Nation y el maquillaje y los peinados de la firma Elbie van Eeden

Sarah Gawler 5

Sarah Gawler 7

Sarah Gawler 3

Sarah gawler 9

Sarah Gawler 10

sarah Gawler 11

sarah Gawler 12

Sarah Gawler 8

Sarah Gawler 1

Katya Katya Shehurina

Una de las cosas maravillosas de Londres es que vas paseando por el centro y das de repente con una boutique fabulosa de nombre impronunciable… Así es Katya Katya Shehurina, una diseñadora letona que se está abriendo paso en Reino Unido, Rusia, Asia, EEUU y Oriente Medio. Vestidos largos, cortos, encajes, bordados y detalles hechos a mano hacen que las colecciones de sus últimos años sean sencillamente fabulosas y muy femeninas.

En su última temporada apuesta por el rojo, el negro y el beige, pero no he podido resistirme a enseñaros vestidos de temporadas anteriores, aunque cuesta seleccionarlos. Además, sus vestidos de novia son elegantísimos y originales, y los precios no son excesivos (entre 1000 y 2000 libras). Podéis encontrarlos en su página web, pero aquí os dejo una muestra de mis favoritos, tanto para invitadas como para novias:

katya_inv1 katya_inv2 katya_inv3 katya_inv4 katya_inv5 katya_inv6 katya_inv7

katya_brid2 katya_brid1

katya_brid4

katya_brid5

Katya_brid

Zapatos de Cenicienta

Estoy leyendo el libro más cutre del mundo, se llama “Chocolate Shoes and Wedding Blues”. Lo compré por aquello de las bodas en el título, pero es aburrido a más no poder. Sin embargo, la protagonista se empeña en abrir una tienda de zapatos vintage para novias (Cinderella’s Slippers), idea que me tiene absolutamente encantada. Por eso, me he lanzado a la búsqueda de zapatos de novia con un toque vintage y me he enamorado de los zapatos de Emmy. Para las interesadas, tienen tienda online. Os dejo una muestra, ¿a que son preciosos?

elizabeth_zoom

esmeivory_zoom

eva_crystal_zoom

francesca_zoom

leilalowgold_zoom

ob_eva_zoom

ob_leila_zoom

petalcluster_zoom

rose-vintage-rose_zoom

Novia en Downton Abbey, parte II (AVISO: SPOILER)

Mi nueva vida inglesa me tiene ocupadísima, pero no he podido resistirlo: tengo que comentar el look de Lady Edith en su “boda” porque me encanta, me fascina… es simplemente perfecto. Aparentemente, Lady Edith es la envidiosa de las tres hermanas, la que menos destaca, la de en medio, la que nunca tiene éxito con los hombres y, le pese a quien le pese, la menos agraciada.

Sin embargo, le dedico este post porque hay que admitir que, como novia, lucía casi más impresionante que Lady Mary en su respectiva boda. Lady Edith estaba preciosa, el colgante le quedaba estupendamente y su ramo me gusta más que el de su hermana mayor:

En su vestido sí pudimos admirar durante unos segundos la espectacular espalda, y tengo que decir que el corte de los hombros es sensacional:

Y por supuesto, el velo cubriendo el rostro…


¿La tiara? Sí, es exactamente la misma que llevó su hermana. Prestada para la televisiva boda por los joyeros reales Bentley & Skinner -que han trabajado en colaboración con el equipo de Downton- es de diamantes y de 1830. De nuevo, por si hay alguna interesada, sí que está a la venta aquí, pero cuesta la friolera de £125.000 (alrededor de 160000 euros)… Sabiéndolo de antemano, casi se me hace un nudo en la garganta cuando la veo tirada en el suelo, aunque la ocasión lo merecía, ¿no creéis?

Los diseños de Temperley

Temperley London tiene unos diseños fantásticos de vestidos de novia. Los he descubierto por casualidad, como todas las cosas importantes que le suceden a una sin comerlo ni beberlo. La mayoría de las fotos están tomadas de Wedding Inspirasi, pero podéis encontrar toda la colección 2012 en la web de Temperley.  Eso sí, por favor, prestad una atención especial al Jean Dress, el último, me tiene totalmente cautivada:

Emmeline Dress

Laelia Floral Dress

Estella Dress. Fotografía de Wedding Inspirasi

Elisha Dress. Fotografía de Wedding Inspirasi

Detalle del Elisha Dress

Augustina Dress. Fotografía de Wedding Inspirasi

Amoret Dress. Fotografía de Wedding Inspirasi

Goddess Dress. Fotografía de Juliet McKee

Goddess & Jean Dresses. Fotografía de Wedding Inspirasi

Jean Dress

Jean Dress

Para novias con pelo corto

Se acabó el sufrir por dejarse el pelo como Rapunzel, el llorar por los tirones al desenredarlo y el carísimo precio que debemos pagar por tener extensiones. El pelo corto marcó un hito desde los años 20 y a lo largo del siglo pasado y está de moda. Repito: se lleva.

Si un icono como Audrey lo lucía con tantísimo estilo, ¿por qué no vas a casarte tú con pelo corto? Eso sí, para potenciar el peinado te recomiendo complementarlo de algún modo. Me encantan las ondas al agua, y más si el vestido es vintage, pero es mejor añadir algún adorno, como un broche, una peineta o una diadema…

Una corona a media frente o un velo pirata tipo casquete pueden sentar genial también en un estilismo en el que destaca el pelo corto:

Archibald Photography

Corona de Whichgoose

También son ideales los cabellos lisos, cortos y con flequillo (soy amante del flequillo):

Cinta de Jennifer Behr

Accesorio de Bhldn

Y por último, como ya comenté en el post anterior, me encantó la tiara que lucía Lady Mary en su boda con Matthew Crawley. Las tiaras con forma de corona de laureles son perfectas para un look clásico y elegante, y son el complemento ideal para una melena corta. En internet he encontrado otras parecidas:

Fotografía de Bryan O’Brien

¿Y tú a qué esperas? ¡Sé atrevida y córtate la melena!

La boda de Lady Mary

Downton ha regresado y yo ya he conseguido ver los dos primeros capítulos de la tercera temporada. Vivir en Londres tiene alguna que otra ventaja y una de ellas es la posibilidad de ver en directo los capítulos de Downton Abbey en el canal ITV. Es una serie que me tiene enganchadísima desde que empezó. ¿El vestido de la novia? Una pieza clásica vintage preciosa, elegantísima…

He indagado un poco y la diseñadora oficial de Downton Abbey, Caroline McCall, ha ofrecido una entrevista esta semana a Grazia –revista inglesa de la que soy una gran fan- en la que habla del vestido de Lady Mary y asegura que es el vestido “más caro” diseñado para la serie. “Costó alrededor de £4.000 hacerlo” (unos 5000 euros), afirma Caroline McCall.

Al parecer, la tela es de hilo de plata y se recoge en la espalda, que realmente no se vio ante la cámara, pero que tiene forma de V y se cierra con botones diminutos y bordados con pequeñas perlas y cristales Swarovski. Por debajo, el vestido y las mangas son de seda.

Por otro lado está la maravillosa tiara de diamantes que lució la protagonista. Prestada para la televisiva boda por los joyeros reales Bentley & Skinner -que han trabajado en colaboración con el equipo de Downton- es de nada menos que 45 quilates de oro y es de 1830.

Por si hay alguna interesada, sí que está a la venta aquí, pero cuesta la friolera de £125.000 (alrededor de 160000 euros)… Aunque mirarla no cuesta dinero, ¿verdad?