El romanticismo de Sally Lacock

Me he enamorado de la última colección de vestidos de novia de Sally Lacock. No sé si son las caídas de los vestidos, las transparencias, los encajes y bordados o sencillamente el fabuloso photoshoot de Sarah Gawler, pero merece la pena echarles un vistazo. El estudio de Lacock se encuentra en alguna parte del área de Dalston, al noreste de Londres, pero puedes encontrar toda su fabulosa colección en su página web. Las flores son de Pollen Nation y el maquillaje y los peinados de la firma Elbie van Eeden

Sarah Gawler 5

Sarah Gawler 7

Sarah Gawler 3

Sarah gawler 9

Sarah Gawler 10

sarah Gawler 11

sarah Gawler 12

Sarah Gawler 8

Sarah Gawler 1

Luna de miel en NY

Pues sí, ya he vuelto a casa, si se puede llamar casa a volver a otro país y a instalarse en un nuevo hogar… Pero esa es otra historia y debe ser contada en otro momento.

Mi viaje a Nueva York espectacular, increíble, maravilloso: deja correr tu mente porque aunque te lo hayas imaginado, la ciudad supera todas las expectativas. Lo mío no era una luna de miel, pero he pensado dedicar este post a aquellas parejas que la elijan como destino tras su boda. Cualquier viaje de novios es un viaje único y especial porque estás feliz, enamorada y te acabas de casar, pero si además cambias de continente y lo haces para visitar una ciudad hecha a lo grande -porque todo allí es enorme- los recuerdos perdurarán para siempre y lo pasarás genial visitando todos los sitios que tantas veces has visto en películas y series.

Foto de Macy’s

Ahora bien, aquí van algunas recomendaciones para una luna de miel perfecta y romántica:

1. Coged al menos siete días completos para ver Manhattan. Son necesarios si vuestra intención es descubrir la esencia de la ciudad. Con menos días os perderéis cosas importantes y te quedarás con ganas de más. Eso sí, andaréis y andaréis sin parar, con lo que acabaréis destrozados al final del día. Si queréis conocer bien NY, vais a “patear” lo que no está escrito (unos 15 kilómetros al día), por eso un consejo: lleva el calzado más cómodo que encuentres y, si te lo puedes permitir, coge algunos días de descanso después. Una amiga que se casó hace un año eligió un viaje doble con una semana a la gran manzana y otra de crucero por Jamaica y las Islas Caimán. Si te parece excesivo, intenta tener al menos dos días más tras la vuelta para dormir y descansar.

2. Pasead por Central Park y descubrid sus rincones mágicos. Tiene lagos preciosos y las vistas son increíbles. También podéis contratar un romántico paseo en carruaje.

3. Buscad un hotel cerca de Times Square. Así, tras el cansancio del día podréis ir a contemplar las luces de neón por la noche, que es cuando más impresionan. Además, Times Square tiene restaurantes muy originales para cenar. Entre otros, nosotros estuvimos en Stardust y es divertidísimo, los camareros cantan mientras cenas y lo hacen genial. Os dejo una foto un poco ñoña…

4. Dad un paseo por la Quinta Avenida y entrad en Tiffany’s. Es parada obligada si te gusta Desayuno con diamantes. Mi chico estaba empeñado en que yo tenía que desayunar un croissant viendo el escaparate, ¿te suena?

5. Haceos una fotografía con la estatua de Love que encontraréis en la Sexta Avenida, es un recuerdo genial.

6. Atravesad andando el puente de Brooklyn. Las vistas son increíbles y merece la pena verlo por dentro. Si sois románticos empedernidos, también podéis dejar allí vuestro candado y tirar la llave al agua. Nosotros no íbamos tan preparados.

7. Tomar un ferry para ver de cerca la Estatua de la Libertad es imprescindible. El que va a Staten Island es gratis, pero nosotros elegimos otro que por un módico precio nos acercaba más a ella y nos daba un paseo más largo y con guía (además de dejarnos tiempo de sobra para hacer fotografías). Las dos opciones son válidas, pero es mejor hacer el paseo al atardecer porque la luz acompaña.

8. Tenéis que ver un atardecer desde un mirador (Rockefeller, Empire State…). Nosotros contemplamos la puesta de sol desde el Empire State y fue mágico. Hay que llegar con tiempo de sobra para coger un buen sitio, pero no te arrepientes, te lo aseguro. Os dejo algunas de las fotografías que hicimos y que aún me emocionan al verlas, espero que os gusten:

Joyas vintage en plata

Los anticuarios López-Linares venden desde muebles y relojes antiguos hasta joyas espectaculares. Si buscas los complemenos ideales para tu boda, muy atenta a sus broches, pendientes, pulseras, anillos, abanicos, peinetas… Tienen ese toque vintage tan elegante y que tanto se lleva, y están exquisitamente decorados con perlas, brillantes y camafeos de estilo Art Deco. Puedes encontrarlos en la calle Claudio Coello 60, en Madrid, o puedes visitar su página web.

Son tan bonitos que cuesta decidirse entre todos, pero aquí os dejo una muestra:

Los vestidos de Escarlata

Es mi peli favorita sin lugar a dudas. Lo tiene todo: guerra, pasión, envidia, celos, acción, emoción… Cuando tenía 12 años me leí el fabuloso libro de Margaret Mitchell en el que está inspirada la película.

Pero a parte del carácter caprichoso y egoísta de la prota -Vivien Leigh- y de los tejemanejes que se trae entremanos el seductor Clark Gable, hay algo muy especial en esta película que siempre me ha hecho soñar y elevarme por encima de la mera ficción: los vestidos de Escarlata. En general, cualquiera podría decir que son demasiado románticos, rococó, vaporosos… excesivos, en definitiva. Sin embargo, Escarlata O’Hara sigue dejando boquiabiertos a todos aquellos que la ven aparecen con ese vestido estampado de verde en la barbacoa de Los doce robles. Sigue estando espectacular con las manos destrozadas por la guerra, pero luciendo como nadie el vestido que Mami le borda con las cortinas favoritas de su madre. Sigue dejándonos pasmados con el vestido rojo de la vergüenza, el que es obligada a ponerse para que todo el mundo sepa la verdad: que ama en secreto a Ashley…

¿Pero quién dijo que los vestidos románticos y vaporosos ya no están de moda? Y si no, vean el vestido de novia que presentó ayer Elie Saab en la pasarela de París, digno de la mejor Escarlata O’Hara…

Vestido de Elie Saab

Detalle del vestido de Elie Saab