Una Candy Bar para mi boda

Sí, lo admito: ¡soy una de las personas más golosas del planeta! Mi chico tiene que andar siempre escondiendo todos los dulces si no quiere que yo arrase con ellos, pero es que es inevitable, y más porque hace unas tartas riquísimas. Por eso, siempre he pensado que el día de mi boda contrataré un buffet de golosinas fantástico, de esos que te dejan con la boca abierta de solo mirarlos, para que los invitados nunca se queden con ganas de más y puedan recurrir a los dulces tanto como deseen a lo largo de la boda.

Si a ti también te gustaría sorprender de este modo a tus invitados, te recomiendo que eches un vistado a La Candy Bar. Son especialistas en el diseño de buffet de golosinas y así llaman a sus creaciones. Cada Candy Bar es diferente y se cuida la decoración al máximo para personalizarlas según los gustos de los clientes. Solo de mirar su página web querrás comerte la pantalla del ordenador porque es realmente exquisita. Os dejo una muestra para que veáis qué obras de arte… Chuches, dulces, chocolates, cupcakes, tartas, ¿quién da más?

Y aquí podéis ver una de las Candy Bar más espectaculares, realizada específicamente para una boda londinense, ¿original, verdad?

Por último, no podía pasar sin enseñaros estas últimas Candy Bar: una navideña (porque me encantan los pingüinos) y la otra es una Candy Bar de San Valentín, porque me parece ideal si quieres sorprender de este modo a tu pareja…

Anuncios

MissAngelas: un regalo original para tus invitadas

¿Estás preparando tu boda y no sabes qué regalar a tus invitados? Tienes muchísimas opciones a la hora de elegir detallitos (perfumes, chocolates, ambientadores…), pero si quieres ser más original y hacer un regalo único, personalizado, original y monísimo, atenta a las MissAngelas de Pilar. Son broches con miniaturas que elabora artesanalmente desde su taller de Salamanca. Se trata de un trabajo muy laborioso en el que cada pieza es única y está hecha a mano.

Yo las descubrí a través de Facebook, pero puedes contactar con ella mediante su blog . Si estás interesada en hacer un pedido para tu boda, te recomiendo que contactes con ella unos meses antes del evento, para que tenga tiempo de sobra para preparar tus MissAngelas. Son realmente preciosas y a mí me han enamorado por completo, ¿y a ti?

Sobre el velo

Hay multitud de opiniones hoy en día sobre si deberías o no llevar velo el día de tu boda. Particularmente, soy partidaria del velo, pero también admito que a veces, un tocado elegante, una tiara o una corona son más que suficientes. Si bien es verdad que puedes conjuntar ambos elementos a la vez o en distintos momentos -esto es, velo para la ceremonia y tocado para después, por ejemplo-.

Velo de Rosa Clará

Por otro lado, tengo que admitir que me encantan los velos más tradicionales que ocultan el rostro de la novia hasta que acaba la ceremonia, como el que lució Anna Ortiz en su boda con Iniesta. Lo que me pone los pelos de punta es de dónde procede esta costumbre, pues viene de los matrimonios concertados de Oriente. Así, el aspecto de la mujer era totalmente sorpresa hasta que la pareja estaba casada. Imaginad la cara del esposo al retirar el velo y ver por primera vez el rostro de la mujer con la que va a compartir su vida…

Anna Ortiz

Por otro lado, para los romanos el velo protegía a las novias de males de ojo y de los malos espíritus (un buen augurio, ¿no?). Aunque es sabido que según la tradición católica es un símbolo de inocencia, pureza y virginidad.

Sea como fuere, podemos encontrar velos cortos, intermedios y largos. Eso sí, un consejito: si tu velo es intermedio o largo, apuesta porque tenga caída y no abulte el doble que tu cabeza. Tú eres la protagonista, no tu velo. Os dejo algunos velos de Bhldn, todo un descubrimiento:

Por último, no quería dejar pasar este post sin mostrar el velo que me tiene locamente enamorada. Lo encontré en Antique Lace Heir Looms  y es el velo de mis sueños:

Luna de miel en NY

Pues sí, ya he vuelto a casa, si se puede llamar casa a volver a otro país y a instalarse en un nuevo hogar… Pero esa es otra historia y debe ser contada en otro momento.

Mi viaje a Nueva York espectacular, increíble, maravilloso: deja correr tu mente porque aunque te lo hayas imaginado, la ciudad supera todas las expectativas. Lo mío no era una luna de miel, pero he pensado dedicar este post a aquellas parejas que la elijan como destino tras su boda. Cualquier viaje de novios es un viaje único y especial porque estás feliz, enamorada y te acabas de casar, pero si además cambias de continente y lo haces para visitar una ciudad hecha a lo grande -porque todo allí es enorme- los recuerdos perdurarán para siempre y lo pasarás genial visitando todos los sitios que tantas veces has visto en películas y series.

Foto de Macy’s

Ahora bien, aquí van algunas recomendaciones para una luna de miel perfecta y romántica:

1. Coged al menos siete días completos para ver Manhattan. Son necesarios si vuestra intención es descubrir la esencia de la ciudad. Con menos días os perderéis cosas importantes y te quedarás con ganas de más. Eso sí, andaréis y andaréis sin parar, con lo que acabaréis destrozados al final del día. Si queréis conocer bien NY, vais a “patear” lo que no está escrito (unos 15 kilómetros al día), por eso un consejo: lleva el calzado más cómodo que encuentres y, si te lo puedes permitir, coge algunos días de descanso después. Una amiga que se casó hace un año eligió un viaje doble con una semana a la gran manzana y otra de crucero por Jamaica y las Islas Caimán. Si te parece excesivo, intenta tener al menos dos días más tras la vuelta para dormir y descansar.

2. Pasead por Central Park y descubrid sus rincones mágicos. Tiene lagos preciosos y las vistas son increíbles. También podéis contratar un romántico paseo en carruaje.

3. Buscad un hotel cerca de Times Square. Así, tras el cansancio del día podréis ir a contemplar las luces de neón por la noche, que es cuando más impresionan. Además, Times Square tiene restaurantes muy originales para cenar. Entre otros, nosotros estuvimos en Stardust y es divertidísimo, los camareros cantan mientras cenas y lo hacen genial. Os dejo una foto un poco ñoña…

4. Dad un paseo por la Quinta Avenida y entrad en Tiffany’s. Es parada obligada si te gusta Desayuno con diamantes. Mi chico estaba empeñado en que yo tenía que desayunar un croissant viendo el escaparate, ¿te suena?

5. Haceos una fotografía con la estatua de Love que encontraréis en la Sexta Avenida, es un recuerdo genial.

6. Atravesad andando el puente de Brooklyn. Las vistas son increíbles y merece la pena verlo por dentro. Si sois románticos empedernidos, también podéis dejar allí vuestro candado y tirar la llave al agua. Nosotros no íbamos tan preparados.

7. Tomar un ferry para ver de cerca la Estatua de la Libertad es imprescindible. El que va a Staten Island es gratis, pero nosotros elegimos otro que por un módico precio nos acercaba más a ella y nos daba un paseo más largo y con guía (además de dejarnos tiempo de sobra para hacer fotografías). Las dos opciones son válidas, pero es mejor hacer el paseo al atardecer porque la luz acompaña.

8. Tenéis que ver un atardecer desde un mirador (Rockefeller, Empire State…). Nosotros contemplamos la puesta de sol desde el Empire State y fue mágico. Hay que llegar con tiempo de sobra para coger un buen sitio, pero no te arrepientes, te lo aseguro. Os dejo algunas de las fotografías que hicimos y que aún me emocionan al verlas, espero que os gusten:

Un Jenny Packham, por favor

¿Quieres brillar en una boda de noche como si fueses una estrella de Hollywood? Puedes hacerlo con un vestido de Jenny Packham, ya que sus creaciones son dignas de la alfombra roja de los Oscar. Brillos, drapeados y tejidos caídos inspirados en los años 20 hacen que sus vestidos sean una auténtica obra de arte, especialmente -cómo no- sus vestidos de novia… Añado varios al final del post (mis favoritos), pero podéis ver la colección entera en su página web.

La vajilla de porcelana de mi abuela

La vajilla de porcelana de mi abuela tenía florecillas de colores ribeteadas al filo de cada una de las piezas y a mí me encantaba jugar con ellas de pequeña. De hecho, podía pasar horas viendo cómo Alicia bebía el té con el sombrero loco mientras cantaban “Feliz no cumpleaños” en mi película favorita de Disney. Por eso y para evitar cualquier desastre, mi madre tuvo que comprarme un juego infantil parecido.

Ahora estoy completamente alucinada con las tiendas de Portobello y Notting Hill en Londres, ya que están repletas de vajillas con florecillas vintage como las de mi abuela y motivos como maletas antiguas para decorar los escaparates.

Una de las tiendas que puedes quedarte mirando durante horas es la de la foto: Alice’s. Si te gusta lo vintage, esta es tu tienda. Maletas, bahúles, cuadros, vajillas, juegos de tazas, regaderas de latón, cepillos, latas, botellas, pelotas de rugby de hace cien años… ¡Y se llama Alice’s! ¡Es tan tan bonita!

Ahora bien, gracias a Twitter (@HallidaysCrocks) he descubierto otra maravillosa tienda inglesa especializada en vajillas de porcelana china vintage y en la que tienen también elementos decorativos antiguos como maletas o máquinas de escribir. Su nombre es Halliday’s y esta es su página web. Lo mejor de todo es que puedes alquilar las piezas durante tres días. Una idea genial es la del confeti envuelto en partituras para lanzar a los novios en vez del arroz tradicional. Os dejo una muestra de todo lo que tienen:

Joyas vintage en plata

Los anticuarios López-Linares venden desde muebles y relojes antiguos hasta joyas espectaculares. Si buscas los complemenos ideales para tu boda, muy atenta a sus broches, pendientes, pulseras, anillos, abanicos, peinetas… Tienen ese toque vintage tan elegante y que tanto se lleva, y están exquisitamente decorados con perlas, brillantes y camafeos de estilo Art Deco. Puedes encontrarlos en la calle Claudio Coello 60, en Madrid, o puedes visitar su página web.

Son tan bonitos que cuesta decidirse entre todos, pero aquí os dejo una muestra:

Las galletas más bonitas del mundo

Te dejan con la boca abierta porque son con diferencia las galletas más bonitas del mundo. Las hacen Mariapi y Mer García de Vinuesa bajo la marca “Muy dulce vinuesa“. Elaboran y decoran las galletas para cumpleaños, navidad, bautizos, comuniones y, cómo no, para bodas. Además, ofertan cursos para que tú aprendas a decorarlas también. Un regalo ideal para tus invitados… ¿A que son preciosas?

Lucir una trenza con estilo

Es el peinado más trillado entre las celebrities desde que se puso de moda hace algunos años. Novias e invitadas lo han copiado de todas las formas porque es sencillo, elegante y chic al mismo tiempo; sin embargo, a mi modo de ver, no todas las trenzas son válidas. Es decir, no me gustan los peinados “repeinados” de peluquería en los que la cabeza parece quedarse sin respiración de estar tan estirada o los rizos andan milimetradamente calculados. No me gustó, por ejemplo, el recogido con trenza tan comentado que lució Elsa Pataky en una gala de los Goya hace algunos años. Por eso, os daré algunos consejitos para lucir trenzas con estilo:

En primer lugar, haz que tu trenza sea natural y deja algunos pelos al azar, sueltos, nada de trenzas apelmazadas. Si solo vas a llevar una trenza, haz que sea más elaborada añadiendo dificultad al peinado, pero no apretándola. Puedes, por ejemplo, hacerte una trenza de espiga como estas:

Si quieres aprender a hacer una trenza de espiga, hay muchos vídeos tutoriales en Youtube que explican los pasos de manera sencilla. También puedes lucir melena suelta y una trenza de espiga entre el pelo. Blake Lively es la reina de este tipo de peinados:

Pero la última moda es sin duda la trenza de diadema con un recogido, especialmente entre novias. Desde mi punto de vista, repito, es esencial que el peinado quede natural y no esté apretado. Puedes elegir diferentes tamaños, desde trenzas más finas:

Hasta trenzas más gruesas -con más pelo- que quitan el protagonismo al resto del peinado… Como veis, siempre hay que dejar algún pelo fuera o al azar para no restar naturalidad al recogido:

Por último, soy una gran fan del flequillo al estilo Zoey Deschanel. Si tu frente es amplia y el flequillo te sienta bien, puedes apostar también por una trenza diadema como la que aquí luce Emma Stone:

Coronas de flores

Si en vez del tradicional velo, apuestas por algo original y creativo para llevar en el pelo el día de tu boda, puedes encontrar unas fabulosas coronas de flores en Whichgoose. Son artesanales y los colores pálidos y naturales hacen de ellas un complemento perfecto para una novia. Anímate a pasarte por su tienda y atrévete a probar algo diferente: