Mi boda en la nieve

Hoy Londres ha amanecido bajo un manto blanco. No lo voy a negar: soy terriblemente partidaria del invierno. Me encantan el frío, la lluvia y la nieve. Más de uno pensará que estoy loca de remate, pero es que yo no soy chica de playa ni de sol… Creo que no hay ninguna sensación comparable a la de meterse en la cama con un pijama de franela y taparse con el nórdico hasta las orejas. Por eso siempre he dicho que me casaré en invierno y con un vestido con mangas (¡yo no sudaré en mi boda!).

James Christianson

Imagen by James Christianson

¿La mejor ventaja? Que una boda en temporada baja es mucho más económica. ¿Inconvenientes? Nada que no se pueda solventar con un buen abrigo, una bufanda y unos guantes de punto y unas fantásticas botas. Además, los detalles plateados-azulados, las velitas y florecillas blancas para las mesas y el ramo (paniculata) le darán a la boda ese toque mágico y cálido que necesita una boda tan fría…

Smitten Photography

Imagen by Smitten Photography

James Christianson

Imagen by James Christianson

Orange Girl Photographs

Imagen by Orange Girl Photographs

Emily Steffen

Imagen by Emily Steffen

Emily Steffen

Imagen by Emily Steffen

Emily Steffen

Imagen by Emily Steffen

Emily Steffen

Imagen by Emily Steffen

Sloan Photographers

Imagen by Sloan Photographers

Sloan Photographers

Imagen by Sloan Photographers

Sloan Photographers

Imagen by Sloan Photographers

Sloan Photographers

Imagen by Sloan Photographers

Anuncios