Una Candy Bar para mi boda

Sí, lo admito: ¡soy una de las personas más golosas del planeta! Mi chico tiene que andar siempre escondiendo todos los dulces si no quiere que yo arrase con ellos, pero es que es inevitable, y más porque hace unas tartas riquísimas. Por eso, siempre he pensado que el día de mi boda contrataré un buffet de golosinas fantástico, de esos que te dejan con la boca abierta de solo mirarlos, para que los invitados nunca se queden con ganas de más y puedan recurrir a los dulces tanto como deseen a lo largo de la boda.

Si a ti también te gustaría sorprender de este modo a tus invitados, te recomiendo que eches un vistado a La Candy Bar. Son especialistas en el diseño de buffet de golosinas y así llaman a sus creaciones. Cada Candy Bar es diferente y se cuida la decoración al máximo para personalizarlas según los gustos de los clientes. Solo de mirar su página web querrás comerte la pantalla del ordenador porque es realmente exquisita. Os dejo una muestra para que veáis qué obras de arte… Chuches, dulces, chocolates, cupcakes, tartas, ¿quién da más?

Y aquí podéis ver una de las Candy Bar más espectaculares, realizada específicamente para una boda londinense, ¿original, verdad?

Por último, no podía pasar sin enseñaros estas últimas Candy Bar: una navideña (porque me encantan los pingüinos) y la otra es una Candy Bar de San Valentín, porque me parece ideal si quieres sorprender de este modo a tu pareja…