Una Candy Bar para mi boda

Sí, lo admito: ¡soy una de las personas más golosas del planeta! Mi chico tiene que andar siempre escondiendo todos los dulces si no quiere que yo arrase con ellos, pero es que es inevitable, y más porque hace unas tartas riquísimas. Por eso, siempre he pensado que el día de mi boda contrataré un buffet de golosinas fantástico, de esos que te dejan con la boca abierta de solo mirarlos, para que los invitados nunca se queden con ganas de más y puedan recurrir a los dulces tanto como deseen a lo largo de la boda.

Si a ti también te gustaría sorprender de este modo a tus invitados, te recomiendo que eches un vistado a La Candy Bar. Son especialistas en el diseño de buffet de golosinas y así llaman a sus creaciones. Cada Candy Bar es diferente y se cuida la decoración al máximo para personalizarlas según los gustos de los clientes. Solo de mirar su página web querrás comerte la pantalla del ordenador porque es realmente exquisita. Os dejo una muestra para que veáis qué obras de arte… Chuches, dulces, chocolates, cupcakes, tartas, ¿quién da más?

Y aquí podéis ver una de las Candy Bar más espectaculares, realizada específicamente para una boda londinense, ¿original, verdad?

Por último, no podía pasar sin enseñaros estas últimas Candy Bar: una navideña (porque me encantan los pingüinos) y la otra es una Candy Bar de San Valentín, porque me parece ideal si quieres sorprender de este modo a tu pareja…

Anuncios

La vajilla de porcelana de mi abuela

La vajilla de porcelana de mi abuela tenía florecillas de colores ribeteadas al filo de cada una de las piezas y a mí me encantaba jugar con ellas de pequeña. De hecho, podía pasar horas viendo cómo Alicia bebía el té con el sombrero loco mientras cantaban “Feliz no cumpleaños” en mi película favorita de Disney. Por eso y para evitar cualquier desastre, mi madre tuvo que comprarme un juego infantil parecido.

Ahora estoy completamente alucinada con las tiendas de Portobello y Notting Hill en Londres, ya que están repletas de vajillas con florecillas vintage como las de mi abuela y motivos como maletas antiguas para decorar los escaparates.

Una de las tiendas que puedes quedarte mirando durante horas es la de la foto: Alice’s. Si te gusta lo vintage, esta es tu tienda. Maletas, bahúles, cuadros, vajillas, juegos de tazas, regaderas de latón, cepillos, latas, botellas, pelotas de rugby de hace cien años… ¡Y se llama Alice’s! ¡Es tan tan bonita!

Ahora bien, gracias a Twitter (@HallidaysCrocks) he descubierto otra maravillosa tienda inglesa especializada en vajillas de porcelana china vintage y en la que tienen también elementos decorativos antiguos como maletas o máquinas de escribir. Su nombre es Halliday’s y esta es su página web. Lo mejor de todo es que puedes alquilar las piezas durante tres días. Una idea genial es la del confeti envuelto en partituras para lanzar a los novios en vez del arroz tradicional. Os dejo una muestra de todo lo que tienen:

Las flores de Elisabeth

¡Aún es verano! Pues hoy, 24 de julio, es un maravilloso día de verano en el que brilla el sol y en el que debería haber flores por todos sitios. Me mudo a vivir a Londres y estoy feliz, y además, me espera un maravilloso viaje de vacaciones a New York, esa ciudad tan mujer, como diría un buen vividor…

Por eso no pueden faltar flores, flores de boda. Y no hay otras tan elegantes, sencillas y espectacularmente coloridas como las de los conjuntos que crea Elisabeth Blumen. Si estás preparando tu boda, no dudes en pasarte por su página:

Mariposas y libélulas

Ayer fue el aniversario del día que conocí a mi chico y, cuando llamaron a la puerta y fui a abrir, allí me lo encontré con un ramo de doce rosas rojas… ¡Tan clásico y tan romántico! Además, me regaló algunas piezas de bisutería a las que yo ya les había echado el ojo. ¿Mi favorita? La libélula.

Mi libélula

Entonces me di cuenta de que siempre me han gustado los detalles que incluían libélulas o mariposas, aunque no sé muy bien por qué, pero dos películas que me chiflan son “Dragonfly” y “El efecto mariposa”. Además, sí que tengo broches de mariposas, pinzas para el pelo, imanes decorativos con libélulas de la Casa Lis de Salamanca -estilo Art Deco-. Lo último que he descubierto, aunque estos ojos nunca lo han visto, es que existen empresas que te preparan cajas con mariposas vivas, por si en tu boda prefieres insectos preciosos revoloteando en vez de que te tiren arroz o pétalos. Para las interesadas, algunas de sus páginas son: Mariposas en tu boda y Mariposas en tu día.

Por otro lado, he estado pensando en cómo podríamos incluir en nuestra boda algunos detalles maravillosos de mariposas y libélulas. Aquí os dejo algunas ideas (pulsando sobre cada imagen llegaréis al sitio original):

Detalle silla. Style me pretty

Broche de libélula. López Linares

Detalle del vestido de M. Peralta. Brn Concepto

Cinta con mariposas. Cristina Cárdenas

Meseros de mariposas. Style me pretty

Tarjeta. Querida Valentina

Tarjetas mariposas. Las manualidades

Decoración mariposas. Style me pretty

Peineta de diamantes de Beatriz Mira. Revista Hola