Una boda secreta para M.

A M., con cariño…

Al igual que la “mayoría” de mis amigas, siempre he soñado con una boda más o menos a lo grande. Al decir “a lo grande” me refiero con menos invitados de los que caben en un campo de fútbol… Bromas aparte, sé que el día que me case quiero que las personas más importantes de mi vida estén presentes. Aunque de antemano ya sé que muchas otras personas cuyas caras ni siquiera me sonarán tendrán que venir por aquello de los compromisos, pero es una cuestión que no me molesta en absoluto.

Y digo esto porque acabo de llegar a Londres de vuelta de estar en casa con mi familia y mis amigas, y, para nuestra sorpresa -que todo sea dicho, tampoco es ninguna sorpresa- una de mis amigas de siempre nos ha hecho una advertencia infame: no nos va a avisar a ninguna de que se casa. ¡Planea una boda totalmente secreta! Y tras la advertencia, copas de por medio, llegaron los aullidos, las quejas, los reproches, las amenazas (te vas a quedar sin amigas…) Porque no podíamos creernos que nos vayamos a perder la boda del año (eso si es este año). Al menos se casa, porque resulta que M. es una de esas beliseas que odian a muerte las bodas de langostinos. Esperemos que el vestido de novia no le cause alergia como le pasaba a Carrie Bradshaw en aquella escena del probador…

Carrie

Lo que está claro es que su boda no será tradicional ni se casará cerca de casa, por lo que he decidido hacerle un par de sugerencias (visto que se acaba de hacer fan incondicional del blog). Porque sí, señores y señoras, ¡La boda de Belisea le encanta! Así que ahí va cómo podría ser tu boda secreta M…

Para empezar, tu anillo de compromiso tendría que ser especial, diferente… Nada de un solitario de esos que te tiran para atrás, sino algo más bien como este anillo art dèco de los años 20 en forma de lanzadera con diamantes y rubís que se puede encontrar en Numinsa:

Sortija años 20

Además, está clarísimo que M. no se va a casar cerca de casa, sino en un sitio recóndito donde nadie pueda encontrarla. Aunque le encanta Zanzíbar, podría casarse también en Las Bahamas, Las Azores, Grecia o Colombia:

Las Bahamas

El gran agujero azul de Las Bahamas

Navagio

La playa de Navagio en la isla griega de Zakynthos

Lago de las Siete Ciudades

Lagoa de Sete Cidades, Portugal

El río de los siete colores

El río de los siete colores, Colombia

El peinado fiel a tu estilo: natural, sencillo y con volumen. Apuesto por una coleta o un semirrecogido despeinado y nada de velo, como estos:

Ponytail

Ponytail2

Ponytail3

El ramo cuanto más silvestre, mejor, con algún toque de color suave. Este de Elisabeth Blumen te quedaría ideal:

Elisabeth Blumen

Y el vestido, cómo no, sencillo también pero espectacular a la vez. Creo que este de Delphine Manivet con la espalda al descubierto te sentaría estupendamente:

delphine manivet

delphine manivet 2

Por último, M., que sepas que no te quedarás sin despedida de soltera, aunque será una posdespedida… Pero te estaremos esperando con un maravilloso disfraz de cerdito (jeje, es broma).

Despedida

Anuncios

Detalles para una boda hippie

Imagen by Ashleigh Taylor Photography

Ashleigh Taylor Photography. Style Me Pretty

Paz y amor ommmmmmmmmmmm. Lo hippie está de moda y así lo demuestra la cantidad de e-mails que me preguntan por vestidos de novia hippies. Aunque ya hice un post al respecto recomendando los vestidos de YolanCris y de Charo Ruiz, hay detalles que pueden hacer que tu boda parezca más hippie todavía:

1. Luce el pelo suelto y utiliza una corona de flores. Las puedes encontrar en tiendas especializadas de tocados (como Whichgoose) o en floristerías especializadas (como Elizabeth Blumen). Los ramos tienen que ser silvestres, con espigas por ejemplo, y con algún toque de color.

Purely Chic Photography

Purely Chic Photography. Style Me Pretty

2. Por eso puedes añadir colores a tu boda. No es que todo tenga que ser multicolor, pero sí algún detalle (una chaqueta azul, uñas pintadas de un color llamativo, plumas naranjas en el pelo o incluso un vestido color tierra…)

Fotografía by The LANE Event Styling

The Lane Event Styling Photography. Style Me Pretty

Diana Lupu Photography

Diana Lupu Photography. Style Me Pretty

Blue Bottle Photography

Blue Bottle Photography. Style Me Pretty

Brienne Michelle photography

Brienne Michelle photography. Style Me Pretty

3. El amor por la naturaleza debe estar presente en la celebración. Por eso, detalles decorativos como alcachofas, zanahorias o mariposas encajarán a la perfección con tu boda hippie:

Marin Kristine Photography

Marin Kristine Photography. Style Me Pretty

Brienne Michelle photography

Brienne Michelle photography. Style Me Pretty

Green Door Photography

Green Door Photography. Style Me Pretty

4. Elige un lugar abierto y perdido: una playa, el campo… Olvida las típicas sillas con la funda y el lazo y busca sillas antiguas, de madera, desgastadas… Puedes decorarlas con lazos de colores llamativos:

Ashleigh Taylor Photography

Ashleigh Taylor Photography. Style Me Pretty

5. Si tienes alma hippie te encantarán los mercadillos con abalorios hechos a mano. Busca pulseras o colgantes hechos de cuero o con plumas. Añadirás un plus a tu look:

Evan Hunt Photography

Evan Hunt Photography. Style Me Pretty

6. Por último, el transporte ideal es la típica furgoneta sesentera de Volkswagen. En Violet Eventos y en Eventos Dandelion puedes encontrarlas de alquiler. Pero si prefieres un vehículo más clásico, añade otra vez cintas de colores para darle un toque mágico…

Kate Photograpy

Kate Photograpy. Style Me Pretty

Eventos Dandelion

Eventos Dandelion

Novia en Downton Abbey, parte II (AVISO: SPOILER)

Mi nueva vida inglesa me tiene ocupadísima, pero no he podido resistirlo: tengo que comentar el look de Lady Edith en su “boda” porque me encanta, me fascina… es simplemente perfecto. Aparentemente, Lady Edith es la envidiosa de las tres hermanas, la que menos destaca, la de en medio, la que nunca tiene éxito con los hombres y, le pese a quien le pese, la menos agraciada.

Sin embargo, le dedico este post porque hay que admitir que, como novia, lucía casi más impresionante que Lady Mary en su respectiva boda. Lady Edith estaba preciosa, el colgante le quedaba estupendamente y su ramo me gusta más que el de su hermana mayor:

En su vestido sí pudimos admirar durante unos segundos la espectacular espalda, y tengo que decir que el corte de los hombros es sensacional:

Y por supuesto, el velo cubriendo el rostro…


¿La tiara? Sí, es exactamente la misma que llevó su hermana. Prestada para la televisiva boda por los joyeros reales Bentley & Skinner -que han trabajado en colaboración con el equipo de Downton- es de diamantes y de 1830. De nuevo, por si hay alguna interesada, sí que está a la venta aquí, pero cuesta la friolera de £125.000 (alrededor de 160000 euros)… Sabiéndolo de antemano, casi se me hace un nudo en la garganta cuando la veo tirada en el suelo, aunque la ocasión lo merecía, ¿no creéis?

La boda de Lady Mary

Downton ha regresado y yo ya he conseguido ver los dos primeros capítulos de la tercera temporada. Vivir en Londres tiene alguna que otra ventaja y una de ellas es la posibilidad de ver en directo los capítulos de Downton Abbey en el canal ITV. Es una serie que me tiene enganchadísima desde que empezó. ¿El vestido de la novia? Una pieza clásica vintage preciosa, elegantísima…

He indagado un poco y la diseñadora oficial de Downton Abbey, Caroline McCall, ha ofrecido una entrevista esta semana a Grazia –revista inglesa de la que soy una gran fan- en la que habla del vestido de Lady Mary y asegura que es el vestido “más caro” diseñado para la serie. “Costó alrededor de £4.000 hacerlo” (unos 5000 euros), afirma Caroline McCall.

Al parecer, la tela es de hilo de plata y se recoge en la espalda, que realmente no se vio ante la cámara, pero que tiene forma de V y se cierra con botones diminutos y bordados con pequeñas perlas y cristales Swarovski. Por debajo, el vestido y las mangas son de seda.

Por otro lado está la maravillosa tiara de diamantes que lució la protagonista. Prestada para la televisiva boda por los joyeros reales Bentley & Skinner -que han trabajado en colaboración con el equipo de Downton- es de nada menos que 45 quilates de oro y es de 1830.

Por si hay alguna interesada, sí que está a la venta aquí, pero cuesta la friolera de £125.000 (alrededor de 160000 euros)… Aunque mirarla no cuesta dinero, ¿verdad?

Una Candy Bar para mi boda

Sí, lo admito: ¡soy una de las personas más golosas del planeta! Mi chico tiene que andar siempre escondiendo todos los dulces si no quiere que yo arrase con ellos, pero es que es inevitable, y más porque hace unas tartas riquísimas. Por eso, siempre he pensado que el día de mi boda contrataré un buffet de golosinas fantástico, de esos que te dejan con la boca abierta de solo mirarlos, para que los invitados nunca se queden con ganas de más y puedan recurrir a los dulces tanto como deseen a lo largo de la boda.

Si a ti también te gustaría sorprender de este modo a tus invitados, te recomiendo que eches un vistado a La Candy Bar. Son especialistas en el diseño de buffet de golosinas y así llaman a sus creaciones. Cada Candy Bar es diferente y se cuida la decoración al máximo para personalizarlas según los gustos de los clientes. Solo de mirar su página web querrás comerte la pantalla del ordenador porque es realmente exquisita. Os dejo una muestra para que veáis qué obras de arte… Chuches, dulces, chocolates, cupcakes, tartas, ¿quién da más?

Y aquí podéis ver una de las Candy Bar más espectaculares, realizada específicamente para una boda londinense, ¿original, verdad?

Por último, no podía pasar sin enseñaros estas últimas Candy Bar: una navideña (porque me encantan los pingüinos) y la otra es una Candy Bar de San Valentín, porque me parece ideal si quieres sorprender de este modo a tu pareja…

Toallas para invitados

¿Buscas que tus invitaciones sean originales, divertidas, elegantes y prácticas a la vez? Pues atenta a las toallas de Wedding Tea Towel. Los diseños son monísimos y dejarás a tus invitados boquiabiertos. Además, puedes también utilizarlas como regalo de boda… Son ideales para bodas en la playa:

Las flores de Elisabeth

¡Aún es verano! Pues hoy, 24 de julio, es un maravilloso día de verano en el que brilla el sol y en el que debería haber flores por todos sitios. Me mudo a vivir a Londres y estoy feliz, y además, me espera un maravilloso viaje de vacaciones a New York, esa ciudad tan mujer, como diría un buen vividor…

Por eso no pueden faltar flores, flores de boda. Y no hay otras tan elegantes, sencillas y espectacularmente coloridas como las de los conjuntos que crea Elisabeth Blumen. Si estás preparando tu boda, no dudes en pasarte por su página:

Novias hippies

Mi hermana pequeña es hippie: más que eso, es muy hippie. Sé que ella no se vería con un vestido clásico, vintage o de princesa. Así que puestos a buscar vestidos de novia hippies, hay dos marcas que crean vestidos espectaculares: YolanCris y Charo Ruiz. Blancos, ibicencos, con encajes, de rejilla y perfectos para acompañar con un velo pirata… Aquí dejo algunos vestidos:

Vestido de YolanCris

Vestido de YolanCris

Vestido de YolanCris

Vestido de YolanCris

Vestido de Charo Ruiz

Vestido de Charo Ruiz

Vestido de Charo Ruiz

Vestidos de Charo Ruiz

Anillos antiguos únicos

Buscando “el anillo perfecto” acabo de dar con una joyería madrileña que tiene piezas únicas, especialmente estilo art déco y de principios de siglo. Su nombre es Numinsa y se encuentra en la calle Montesa 17. En su web podéis encontrar una muestra de pulseras, pendientes, broches… pero yo he hallado lo que buscaba (y más de uno): los anillos perfectos. Aquí os dejo los que más me gustan:

Vivan los zapatos cómodos

Soy de esas personas que, aunque adoran los Louboutin altísimos, no puedo ponérmelos durante más de una hora porque acabo con unos dolores tremendos de espalda. Este post es para todas aquellas que padecen problemas similares. ¿Una novia con planos? ¿Por qué no?

Zapatos. Wanda Borges

Zapatos. Aruna Seth

Alpargatas. Navascués

Alpargatas. El tocador de la novia

Sandalias. Giuseppe Zanotti

Sandalias. Giuseppe Zanotti

Sandalias. Rene Caovilla

Sandalias. River Island

Sandalias. Aruna Seth