Para novias con pelo corto

Se acabó el sufrir por dejarse el pelo como Rapunzel, el llorar por los tirones al desenredarlo y el carísimo precio que debemos pagar por tener extensiones. El pelo corto marcó un hito desde los años 20 y a lo largo del siglo pasado y está de moda. Repito: se lleva.

Si un icono como Audrey lo lucía con tantísimo estilo, ¿por qué no vas a casarte tú con pelo corto? Eso sí, para potenciar el peinado te recomiendo complementarlo de algún modo. Me encantan las ondas al agua, y más si el vestido es vintage, pero es mejor añadir algún adorno, como un broche, una peineta o una diadema…

Una corona a media frente o un velo pirata tipo casquete pueden sentar genial también en un estilismo en el que destaca el pelo corto:

Archibald Photography

Corona de Whichgoose

También son ideales los cabellos lisos, cortos y con flequillo (soy amante del flequillo):

Cinta de Jennifer Behr

Accesorio de Bhldn

Y por último, como ya comenté en el post anterior, me encantó la tiara que lucía Lady Mary en su boda con Matthew Crawley. Las tiaras con forma de corona de laureles son perfectas para un look clásico y elegante, y son el complemento ideal para una melena corta. En internet he encontrado otras parecidas:

Fotografía de Bryan O’Brien

¿Y tú a qué esperas? ¡Sé atrevida y córtate la melena!

Anuncios

Sobre el velo

Hay multitud de opiniones hoy en día sobre si deberías o no llevar velo el día de tu boda. Particularmente, soy partidaria del velo, pero también admito que a veces, un tocado elegante, una tiara o una corona son más que suficientes. Si bien es verdad que puedes conjuntar ambos elementos a la vez o en distintos momentos -esto es, velo para la ceremonia y tocado para después, por ejemplo-.

Velo de Rosa Clará

Por otro lado, tengo que admitir que me encantan los velos más tradicionales que ocultan el rostro de la novia hasta que acaba la ceremonia, como el que lució Anna Ortiz en su boda con Iniesta. Lo que me pone los pelos de punta es de dónde procede esta costumbre, pues viene de los matrimonios concertados de Oriente. Así, el aspecto de la mujer era totalmente sorpresa hasta que la pareja estaba casada. Imaginad la cara del esposo al retirar el velo y ver por primera vez el rostro de la mujer con la que va a compartir su vida…

Anna Ortiz

Por otro lado, para los romanos el velo protegía a las novias de males de ojo y de los malos espíritus (un buen augurio, ¿no?). Aunque es sabido que según la tradición católica es un símbolo de inocencia, pureza y virginidad.

Sea como fuere, podemos encontrar velos cortos, intermedios y largos. Eso sí, un consejito: si tu velo es intermedio o largo, apuesta porque tenga caída y no abulte el doble que tu cabeza. Tú eres la protagonista, no tu velo. Os dejo algunos velos de Bhldn, todo un descubrimiento:

Por último, no quería dejar pasar este post sin mostrar el velo que me tiene locamente enamorada. Lo encontré en Antique Lace Heir Looms  y es el velo de mis sueños: