Una boda secreta para M.

A M., con cariño…

Al igual que la “mayoría” de mis amigas, siempre he soñado con una boda más o menos a lo grande. Al decir “a lo grande” me refiero con menos invitados de los que caben en un campo de fútbol… Bromas aparte, sé que el día que me case quiero que las personas más importantes de mi vida estén presentes. Aunque de antemano ya sé que muchas otras personas cuyas caras ni siquiera me sonarán tendrán que venir por aquello de los compromisos, pero es una cuestión que no me molesta en absoluto.

Y digo esto porque acabo de llegar a Londres de vuelta de estar en casa con mi familia y mis amigas, y, para nuestra sorpresa -que todo sea dicho, tampoco es ninguna sorpresa- una de mis amigas de siempre nos ha hecho una advertencia infame: no nos va a avisar a ninguna de que se casa. ¡Planea una boda totalmente secreta! Y tras la advertencia, copas de por medio, llegaron los aullidos, las quejas, los reproches, las amenazas (te vas a quedar sin amigas…) Porque no podíamos creernos que nos vayamos a perder la boda del año (eso si es este año). Al menos se casa, porque resulta que M. es una de esas beliseas que odian a muerte las bodas de langostinos. Esperemos que el vestido de novia no le cause alergia como le pasaba a Carrie Bradshaw en aquella escena del probador…

Carrie

Lo que está claro es que su boda no será tradicional ni se casará cerca de casa, por lo que he decidido hacerle un par de sugerencias (visto que se acaba de hacer fan incondicional del blog). Porque sí, señores y señoras, ¡La boda de Belisea le encanta! Así que ahí va cómo podría ser tu boda secreta M…

Para empezar, tu anillo de compromiso tendría que ser especial, diferente… Nada de un solitario de esos que te tiran para atrás, sino algo más bien como este anillo art dèco de los años 20 en forma de lanzadera con diamantes y rubís que se puede encontrar en Numinsa:

Sortija años 20

Además, está clarísimo que M. no se va a casar cerca de casa, sino en un sitio recóndito donde nadie pueda encontrarla. Aunque le encanta Zanzíbar, podría casarse también en Las Bahamas, Las Azores, Grecia o Colombia:

Las Bahamas

El gran agujero azul de Las Bahamas

Navagio

La playa de Navagio en la isla griega de Zakynthos

Lago de las Siete Ciudades

Lagoa de Sete Cidades, Portugal

El río de los siete colores

El río de los siete colores, Colombia

El peinado fiel a tu estilo: natural, sencillo y con volumen. Apuesto por una coleta o un semirrecogido despeinado y nada de velo, como estos:

Ponytail

Ponytail2

Ponytail3

El ramo cuanto más silvestre, mejor, con algún toque de color suave. Este de Elisabeth Blumen te quedaría ideal:

Elisabeth Blumen

Y el vestido, cómo no, sencillo también pero espectacular a la vez. Creo que este de Delphine Manivet con la espalda al descubierto te sentaría estupendamente:

delphine manivet

delphine manivet 2

Por último, M., que sepas que no te quedarás sin despedida de soltera, aunque será una posdespedida… Pero te estaremos esperando con un maravilloso disfraz de cerdito (jeje, es broma).

Despedida

Anuncios

Para novias con pelo corto

Se acabó el sufrir por dejarse el pelo como Rapunzel, el llorar por los tirones al desenredarlo y el carísimo precio que debemos pagar por tener extensiones. El pelo corto marcó un hito desde los años 20 y a lo largo del siglo pasado y está de moda. Repito: se lleva.

Si un icono como Audrey lo lucía con tantísimo estilo, ¿por qué no vas a casarte tú con pelo corto? Eso sí, para potenciar el peinado te recomiendo complementarlo de algún modo. Me encantan las ondas al agua, y más si el vestido es vintage, pero es mejor añadir algún adorno, como un broche, una peineta o una diadema…

Una corona a media frente o un velo pirata tipo casquete pueden sentar genial también en un estilismo en el que destaca el pelo corto:

Archibald Photography

Corona de Whichgoose

También son ideales los cabellos lisos, cortos y con flequillo (soy amante del flequillo):

Cinta de Jennifer Behr

Accesorio de Bhldn

Y por último, como ya comenté en el post anterior, me encantó la tiara que lucía Lady Mary en su boda con Matthew Crawley. Las tiaras con forma de corona de laureles son perfectas para un look clásico y elegante, y son el complemento ideal para una melena corta. En internet he encontrado otras parecidas:

Fotografía de Bryan O’Brien

¿Y tú a qué esperas? ¡Sé atrevida y córtate la melena!

Sobre el velo

Hay multitud de opiniones hoy en día sobre si deberías o no llevar velo el día de tu boda. Particularmente, soy partidaria del velo, pero también admito que a veces, un tocado elegante, una tiara o una corona son más que suficientes. Si bien es verdad que puedes conjuntar ambos elementos a la vez o en distintos momentos -esto es, velo para la ceremonia y tocado para después, por ejemplo-.

Velo de Rosa Clará

Por otro lado, tengo que admitir que me encantan los velos más tradicionales que ocultan el rostro de la novia hasta que acaba la ceremonia, como el que lució Anna Ortiz en su boda con Iniesta. Lo que me pone los pelos de punta es de dónde procede esta costumbre, pues viene de los matrimonios concertados de Oriente. Así, el aspecto de la mujer era totalmente sorpresa hasta que la pareja estaba casada. Imaginad la cara del esposo al retirar el velo y ver por primera vez el rostro de la mujer con la que va a compartir su vida…

Anna Ortiz

Por otro lado, para los romanos el velo protegía a las novias de males de ojo y de los malos espíritus (un buen augurio, ¿no?). Aunque es sabido que según la tradición católica es un símbolo de inocencia, pureza y virginidad.

Sea como fuere, podemos encontrar velos cortos, intermedios y largos. Eso sí, un consejito: si tu velo es intermedio o largo, apuesta porque tenga caída y no abulte el doble que tu cabeza. Tú eres la protagonista, no tu velo. Os dejo algunos velos de Bhldn, todo un descubrimiento:

Por último, no quería dejar pasar este post sin mostrar el velo que me tiene locamente enamorada. Lo encontré en Antique Lace Heir Looms  y es el velo de mis sueños:

Lucir una trenza con estilo

Es el peinado más trillado entre las celebrities desde que se puso de moda hace algunos años. Novias e invitadas lo han copiado de todas las formas porque es sencillo, elegante y chic al mismo tiempo; sin embargo, a mi modo de ver, no todas las trenzas son válidas. Es decir, no me gustan los peinados “repeinados” de peluquería en los que la cabeza parece quedarse sin respiración de estar tan estirada o los rizos andan milimetradamente calculados. No me gustó, por ejemplo, el recogido con trenza tan comentado que lució Elsa Pataky en una gala de los Goya hace algunos años. Por eso, os daré algunos consejitos para lucir trenzas con estilo:

En primer lugar, haz que tu trenza sea natural y deja algunos pelos al azar, sueltos, nada de trenzas apelmazadas. Si solo vas a llevar una trenza, haz que sea más elaborada añadiendo dificultad al peinado, pero no apretándola. Puedes, por ejemplo, hacerte una trenza de espiga como estas:

Si quieres aprender a hacer una trenza de espiga, hay muchos vídeos tutoriales en Youtube que explican los pasos de manera sencilla. También puedes lucir melena suelta y una trenza de espiga entre el pelo. Blake Lively es la reina de este tipo de peinados:

Pero la última moda es sin duda la trenza de diadema con un recogido, especialmente entre novias. Desde mi punto de vista, repito, es esencial que el peinado quede natural y no esté apretado. Puedes elegir diferentes tamaños, desde trenzas más finas:

Hasta trenzas más gruesas -con más pelo- que quitan el protagonismo al resto del peinado… Como veis, siempre hay que dejar algún pelo fuera o al azar para no restar naturalidad al recogido:

Por último, soy una gran fan del flequillo al estilo Zoey Deschanel. Si tu frente es amplia y el flequillo te sienta bien, puedes apostar también por una trenza diadema como la que aquí luce Emma Stone:

Coronas de flores

Si en vez del tradicional velo, apuestas por algo original y creativo para llevar en el pelo el día de tu boda, puedes encontrar unas fabulosas coronas de flores en Whichgoose. Son artesanales y los colores pálidos y naturales hacen de ellas un complemento perfecto para una novia. Anímate a pasarte por su tienda y atrévete a probar algo diferente: